Etiqueta en elevadores; reglas que todo godín- oficinista debe saber.

Vertika Noticias 0 Comments

¿En que otro lugar podemos encontrar a un grupo aleatorio de 10 a 15  personas apretadas en un cubo gigante? Esos muchas veces eternos segundos de  viaje vertical en un elevador, pueden resultar menos incómodos si conoces las 10 reglas implícitas al viajar en un ascensor.

Es una realidad que los seres humanos utilizamos el espacio personal como una importante forma de comunicación no verbal, esto se conoce como campo proxémico, donde el grado de proximidad entre una persona y otra, es directamente proporcional al grado de intimidad que existe entre ellos. Viajar en elevador rompe este campo proxémico y por ende logra que  sus pasajeros se lleguen a sentir incómodos. Es por eso, que te presentamos algunas sugerencias para aminorar esa incomodidad:

1.La regla de los dos pisos: Toma el elevador solo si viajarás dos pisos hacia arriba o hacia abajo… Obviamente la regla no aplica para personas mayores, con discapacidades, padres con carreolas, y aquellos edificios en los que las escaleras están más ocultas que el triángulo de las Bermudas. Pero, si tienes un par de piernas en perfecto estado,  la regla aplica.

2.El elevador se detuvo: Evita sentirte héroe y no intentes escapar por el techo. A menos que estés en una situación de vida o muerte, lo mejor que puedes hacer es pedir ayuda y esperar.

3.¿Las damas primero? Depende del contexto. En un edificio con oficinas, las mujeres y los hombres esperan ser tratados como iguales. Lo mismo aplica para un elevador, donde lo más recomendable es que ambos sexos sean tratados por igual y con respeto.

Nunca cierres la puerta a alguien que se aproxima. Además, si estás cerca del botón, serás tu el responsable de presionar los pisos de todos los pasajeros

Nunca cierres la puerta a alguien que se aproxima. Además, si estás cerca del botón, serás tu el responsable de presionar los pisos de todos los pasajeros

4.Detén la puerta: ¿Detener o no la puerta para alguien que se aproxima? Dependiendo de la situación. Lo que nunca debes hacer es cerrarle la puerta a alguien  que se acerca con el botón “cerrar puerta”, ese sólo se usa cuando estás solo en el ascensor.

  • Además, si hay más personas en el ascensor pero tú eres “el del botón”, tienes la responsabilidad en tus manos.

5 .No des la espalda: Enfréntate a las puertas. Si tu espalda da hacia la puerta, se crea una situación torpe que puede perjudicar la salida y entrada de personas en un elevador.

6.Sonríe:  Una manera de disolver un poco la tensión de viajar en un espacio reducido con desconocidos es dar a todos una sonrisa genérica. Es una manera no verbal eficaz de decir: “Hola, perdone mientras invado su espacio íntimo”

7.Responsable del botón: Hay una dinámica de poder que sólo existe dentro de los elevadores. Si tres o menos personas suben a un ascensor, no hay necesidad de un “guardián” del botón. Se espera que cada pasajero  presione su propio botón antes de ocupar su lugar en el ascensor.

8.Cambia tu celular al ‘modo elevador’ A nadie le gusta escuchar una conversación telefónica privada. Si estás hablando por teléfono antes de subir el elevador, di que llamas luego y sino baja la voz.

No dar la espalda y anunciar tu parada son maneras exitosas de evitar problemas al salir del elevador

No dar la espalda y anunciar tu parada son maneras exitosas de evitar problemas al salir del elevador

9 .Salir con éxito el ascensor. Cuando llegas a tu piso, salir es toda una hazaña si éste va lleno.  Lo correcto es que las dos personas de pie cerca de la puerta del ascensor salgan en cada parada solicitada y mantengan las puertas abiertas con una mano para que los pasajeros puedan salir sin tener que recurrir a empujones o incomodar a los demás. Te sugerimos que cuando el elevador se acerque a tu destino, anuncies con voz amable: “Bajo en el siguiente piso”. La mayoría de la gente decente te hará espacio para salir.

10. No comas dentro del elevador: ¿Compraste un snack en tu break de comida? Eso es excelente, y te mereces disfrutar cada mordida de ese delicioso alimento… en tu oficina o en tu casa. Es grosero, y además nada higiénico comer dentro de un elevador lleno de gente.

¡Bendito elevador! ese gran invento que te hace más leve los días de flojera, que agiliza tu llegada hasta el piso más alto y que te ayuda a transportarte de manera rápida y segura. Si deseas conocer nuestro elevadores ingresa a: http://vertika.com.mx/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *