Cinco mitos de los elevadores, desmentidos

Vertika Uncategorized Leave a Comment

Las escenas de películas de acción y el desconocimiento de los aspectos técnicos de los elevadores,  han provocado el surgimiento de muchos mitos urbanos, algunos más alarmantes que otros. 

Por ello, en esta ocasión queremos contarte cinco mitos sobre los ascensores, que quizás en algún momento has escuchado y que son simplemente falsos.

  • Exceder el límite de peso va a provocar fallas en los frenoselevadores-comerciales

Quizás el temor más común entre los usuarios de elevadores es exceder la capacidad máxima de carga por temor a lo que pueda ocurrir. Hasta hace poco, no era raro que las personas dentro de la cabina se contaran para comprobar que no excedían la capacidad de pasajeros indicada. 

Aunque esta es una precaución con nobles intenciones, en realidad no es necesaria, pues cuando se excede la capacidad de carga de un elevador, lo único que ocurrirá es que este no se moverá, pues prácticamente todos los elevadores modernos cuentan con un sistema que detecta cuánto peso hay en la cabina.

Cuando el peso es mayor que el límite de carga, las puertas no se cerrarán y en algunos modelos, sonará una pequeña alerta hasta que el peso se reduzca.

Nueva llamada a la acción
  • Los elevadores pueden llegar a caer libremente por el ducto si el cable que los sostiene se rompeascensor-turistico-edificio-oficinas_1112-5398

Una de las ideas erróneas más extendidas sobre cómo funcionan los elevadores es que las cabinas penden sólo de un cable, que al romperse, la dejará caer, llevando a sus ocupantes a una muerte segura. 

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. En cualquier elevador moderno, la cabina está sostenida por varios cables de acero, cada uno con la resistencia suficiente para cargar por sí mismo el peso total de la cabina con carga al máximo.

Gracias a las medidas de mantenimiento preventivo, es extremadamente raro que un cable se deteriore lo suficiente como para romperse, e incluso en el casi imposible caso de que todos se rompieran, las cabinas cuentan con frenos, que regulan y disminuyen su velocidad al moverse a través de los rieles del cubo de elevadores. 

A estas medidas se les llaman “redundantes”, y son la mejor manera de asegurarse de que siempre habrá un Plan B.

  • Si la cabina está llena de gente, el oxígeno se acaba

Un miedo frecuente de las personas más claustrofóbicas, es la falta de aire cuando se comparte cabina con varias personas, algunos incluso llegan al punto de contener la respiración lo más posible para evitar contagiarse de alguna enfermedad. 

Nueva llamada a la acción

Sin embargo, esto también es un miedo infundado, pues todos los elevadores modernos están bien ventilados: por norma, deben cumplir con un mínimo de aperturas para ventilación que permitan al aire entrar y salir libremente.

Por último, en algunos casos las cabinas incluso llegan a estar equipadas con aire acondicionado, así que no existen riesgos de quedarse sin aliento 

  • Puedes escapar de un elevador saliendo por la parte de arriba
pexels-photo-3757231

Todos hemos visto al menos una escena de película en la que el protagonista queda atrapado en un elevador, el peligro se cierne sobre él y en un arranque de tenacidad, logra escapar por la escotilla superior, ya sea abriéndola con un golpe o cortándola con su sable láser. 

Como es de esperar, en caso de que un elevador sufra un paro de emergencia y deba interrumpir su recorrido, no falta quien desee buscar salir por la parte de arriba de la cabina, esperando poder escalar por el ducto hasta el siguiente piso. 

Aunque suena a una aventura que a muchos les gustaría vivir, la realidad es que es casi imposible que esto ocurra. En efecto, las cabinas de los elevadores modernos cuentan con escotillas en la parte superior, pero estas están diseñadas para ser abiertas con herramientas especiales desde la parte de afuera, es decir, que están hechas únicamente para que los servicios de emergencia y de rescate puedan entrar a la cabina y extraer pasajeros de ella. 

  • Presionar el botón de llamada muchas veces hará que el elevador llegue más rápido

Es fácil identificar a las personas ansiosas cuando hay un botón de elevador de por medio, pues quizás uno de los mitos más extendidos es que presionar el botón de llamada varias veces hará al elevador creer que hay más personas esperando y por ende, que deberá apresurarse a llegar. 

Pero esto es incorrecto. En realidad, cuando presionas el botón, el software del elevador determina la ruta que ha de seguir, y si ya recibió la llamada de un piso en especial, es seguro que pasará por ahí, así que ignorará todas las solicitudes adicionales.

Otro mito muy similar tiene que ver con los botones retroiluminados, o que tienen un marco con luz led que se enciende al presionarlo y se apaga después de unos segundos. Aunque resulte intuitivo pensar que esta luz se apaga porque el elevador “se olvidó” de nuestra solicitud y hay que recordarle que queremos usarlo. 

Sin embargo la realidad es mucho más sencilla, y lo que ocurre en estos casos es una simple medida de ahorro de energía que también prolonga la vida útil de los elementos luminosos. 

¿Conocías alguno de estos mitos? ¿Qué piensas ahora de ellos? ¡Cuéntanos en los comentarios!

¿Qué por qué sabemos todo esto?  En Vertika, nuestros elevadores cumplen con los más estrictos estándares de seguridad, así que puedes confiar en que cuando usas cualquiera de nuestros productos, estás protegido por la mejor calidad que puedes encontrar en el país.

Nueva llamada a la acción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.