Todo lo que necesitas saber sobre el mantenimiento de un elevador

Vertika Uncategorized Leave a Comment

Un elevador para uso residencial o comercial requiere mantenimiento recurrente, del mismo modo que un automóvil o cualquier otra máquina a la que se le dé un uso constante. Si estás considerando adquirir un elevador para tu proyecto o edificio, es muy importante que tomes en consideración el plan de mantenimiento que el proveedor te ofrece, y eso es de lo que hablaremos a continuación. 

¿Por qué es necesario darle mantenimiento a un elevador?

Un elevador es una máquina compleja que debe soportar una cantidad de peso considerable, y como toda máquina, sufre cierto desgaste y pequeños desajustes debidos al uso cotidiano. Esto es perfectamente normal y se corrige gracias al mantenimiento.

Idealmente, el mantenimiento de un elevador es de tipo preventivo y consiste en inspeccionar el estado de los componentes a intervalos regulares y en ocasiones sustituir piezas críticas antes de que termine su vida útil, precisamente para evitar averías que pueden salir muy caras y causarle un muy mal momento al usuario.

Por ello, el mantenimiento no es un gasto, sino una inversión que no sólo ahorra tiempo y dinero sino que también garantiza la seguridad de todas las personas que lo usan, y de esto hablaremos a detalle más adelante. 

Comencemos por lo básico:

¿Cómo se hace el mantenimiento de un elevador?

Por lo regular, la mayoría de las visitas de mantenimiento consisten en inspecciones minuciosas. Cuando trabajas con Vertika, nosotros las programamos con antelación, así que no tienes que preocuparte por recordar cuándo debes pedirlas.

Cuando el técnico acude en la fecha y hora convenida, examina los componentes del elevador para determinar las condiciones en que se encuentra y de ser necesario, las reparaciones y servicios que se necesiten. 

Esta revisión se divide en tres partes: 

Dentro de la cabina: Para asegurarse de que el usuario siempre estará al mando del elevador, el técnico revisa que todos los botones respondan al tacto, verifica que los dispositivos de emergencia estén en correcto estado y también que las puertas cierren con la fuerza adecuada. 

Por último, inspecciona la iluminación y en su caso, la ventilación de la cabina.

Fuera de la cabina: A partir de este punto comienzan los misterios del mantenimiento, pues se lleva a cabo en áreas que el usuario nunca ve, como la parte superior de la cabina. 

En este paso, el técnico revisa el estado de los cables, poleas y rieles, y si es necesario aplica lubricación a estos elementos.

El cuarto de máquinas: Finalmente, el técnico determina las condiciones del equipo en el cuarto de máquinas, o en el área donde se alojan los motores. Al igual que con los demás elementos mecánicos, aplica lubricación a todas las piezas móviles para que funcionen correctamente.

En un elevador existen piezas que están sometidas a grandes esfuerzos y por ello tienen un determinado tiempo de vida. Es decir, que sólo puedes confiar en su buen funcionamiento durante cierto tiempo, y deben ser sustituidas antes de que su vida útil termine. 

En cada inspección, el técnico lleva un registro completo de en qué etapa se encuentra cada componente, y se encargará de sustituir las piezas que lo requieran, ya sea por su cuenta o ayudado de un equipo especializado.

El reporte final: Durante todo el proceso, el encargado de la inspección toma notas y fotografías detalladas de los problemas que encuentra o del estado de ciertas partes críticas. Y al terminar con su inspección, elabora un reporte detallado en el que documenta todo esto.

Contar con este reporte es importante porque con él puedes demostrar que estás cumpliendo con las regulaciones oficiales, especialmente en temas de protección civil. 

¿Cómo se “contrata” el mantenimiento?

Si eres el dueño o el responsable de un elevador, una de las dudas más frecuentes es quién debería darle mantenimiento a tu equipo y cómo se contrata.

Como cada fabricante conoce el funcionamiento de sus equipos al más mínimo detalle, lo más recomendable es que sea este quien se encargue del mantenimiento y las inspecciones, y para esto ofrecen un cierto periodo de mantenimiento gratuito cuyo precio está incluido en el costo total del elevador o garantía. Cuando este tiempo termina, se pueden contratar pólizas de mantenimiento. 

Estas pólizas incluyen una cantidad fija de inspecciones anuales, que dependiendo del uso del elevador pueden ser mensuales o bimestrales. 

¿Puedo ahorrar dinero en la póliza de mantenimiento?

Para muchas personas, los mantenimientos pueden parecer gastos innecesarios. Después de todo, ya compraron un equipo costoso y de buena calidad que debería funcionar sin problemas, así que optan por dejar de lado el mantenimiento regular.

Sin embargo, esta negligencia provoca la gran mayoría de las fallas mecánicas, que tienden a ser costosas y sobre todo, peligrosas. 

Cuando un elevador falla, no sólo se pierde tiempo y se provocan molestias a los usuarios, sino que se puede poner en riesgo la vida y la integridad de quienes tengan la mala fortuna de ocupar la cabina cuando esto ocurre.

En este punto, las reparaciones de emergencia pueden implicar la intervención de una gran cantidad de personal, y el costo de las refacciones tiende a ser muchísimo mayor, pues a menudo la falla de un elemento provoca daños en las piezas a las que está conectado. 

Por ello, las pólizas de mantenimiento no son un gasto, sino un ahorro preventivo, pues prolongan la vida útil del equipo y garantiza su operación segura.

En resumen: la mejor manera de mantener el costo operativo del elevador al mínimo es a través del mantenimiento regular, mediante una póliza contratada directamente con el fabricante.

Si tienes dudas acerca del mantenimiento que le deberías dar a los elevadores de tu edificio o si deseas renovarlos, en Vertika contamos con un equipo de profesionales con experiencia que podrá resolver todas tus inquietudes sobre el transporte vertical.

No dudes en contactarnos, estaremos felices de atenderte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.